Category Archives: In Memoriam

Sección dedicada a la música procesional y a músicos relacionados con la Semana Santa de Córdoba.

In Memoriam :: Pedro Morales (1923 – 2017)

Pedro Morales

D. Pedro Morales Muñoz en la Parroquia de San Andrés de Córdoba con motivo del estreno de su única marcha para Córdoba, “Mª Stma. de la Esperanza”. Foto: ABC Córdoba.

El pasado 30 de Junio nos dejaba uno de los compositores de marchas procesionales más importante del siglo XX y el último valuarte de la época de oro de la música procesional junto a otros autores de la talla de Gámez Laserna o Pedro Braña, entre otros.

Éste músico loperano, desarrolló practicamente toda su trayectoria musical en la vecina ciudad de Sevilla, aunque ejerció de director en formaciones militares de Huelva y Toledo, fue en la afamada Soria 9 donde desarrolló dichas labores de dirección durante un mayor periodo de tiempo.

Se formó “a caballo” entre su localidad natal, Lopera, y entre Córdoba y Sevilla, en la segunda, con el gran Pedro Gámez Laserna como profesor al cual precisamente sustituiría al frende de Soria 9 en 1967.

Don Pedro Morales nos legó un gran y extenso catálogo de marchas procesionales, hoy en día muchas de ellas son clásicos de la música procesional y piezas irrenunciables en cualquier repertorio de banda de música. Desde “Virgen de los Negritos” o “Virgen de la Paz” pasando por la magistral “La Soledad” o la más celebrada y conocida “Esperanza Macarena” ésta última, con la bella historia de todos conocida de como comenzó a gestarse.

Cabecera de la partitura de la marcha "Mª Stma. de la Esperanza". Foto: B.M. Esperanza (Córdoba).

Cabecera de la partitura de la marcha “Mª Stma. de la Esperanza”. Foto: B.M. Esperanza (Córdoba).

Con un número que alcanza las 71 piezas entre composiciones propias y en las que participó como instrumentador, la mayoría de ellas tienen como destino a Cofradías de Sevilla, aunque por suerte, de esas 71 piezas, una fue a parar a Córdoba y en concreto a la Hermandad de la Esperanza y a su Titular Mariana, María Santísima de la Esperanza, como foco de la dedicatoria.

Estrenada en 2008 en la Parroquia de San Andrés, sede de la Cofradía del Domingo de Ramos cordobés, contó con la presencia de Don Pedro para dicho estreno enmarcado dentro de un concierto de homenaje a Pedro Gámez Laserna, profesor y amigo que fue de Pedro Morales y que sirvió también como hermanamiento de la Banda de Música de Ntra. Sra. de la Victoria (Las Cigarreras) de Sevilla y la Banda de Música Mª Stma. de la Esperanza de Córdoba.

Junto a esta entrada, como pequeño y humilde homenaje a Don Pedro Morales, os ofrecemos algunos sonidos en directo de algunas de sus marchas más conocidas así como la única composición que legó a la Semana Santa de Córdoba, “María Santísima de la Esperanza”.

Fuente: Patrimonio Musical.
Texto: Antonio Arrebola.

  • Al Cielo con Ella (1994)(1). A la Virgen del Dulce Nombre de Sevilla.
  • Dulce Nombre de Jesús (1983)(2)*. A la Hermandad de la Quinta Angustia de Sevilla.
  • Esperanza Macarena (1968)(1). A la Virgen de la Esperanza Macarena de Sevilla.
  • La Soledad (1991)(1). A la Virgen de la Soledad de San Lorenzo de Sevilla.
  • Señorita de Triana (1999)(3)*. A la Virgen del Patrocinio de Sevilla.
  • Virgen de la Paz (1970)(1). A la Virgen de la Paz de Sevilla.
  • Virgen de los Negritos (1972)(2)*. A la Virgen de los Ángeles de Sevilla.
  • Virgen de Montserrat (1970)(2)*. A la Virgen de Montserrat de Sevilla.
  • Virgen del Dulce Nombre (1986)(1). A la Virgen del Dulce Nombre de Sevilla.
  • María Santísima de la Esperanza (2008)(1). A la Virgen de la Esperanza de Córdoba.

(*) Grabación cedida por Patrimonio Musical.
(1) Interpreta la B.M. Mª Stma. de la Esperanza de Córdoba.
(2) Interpreta la B.M. Maestro Tejera de Sevilla.
(3) Interpreta la B.M. Municipal de la Puebla del Río.

DESCARGAR

In Memoriam: Pedro Gámez Laserna (1907 -1987)

Gamez Laserna
Mateo Olaya Marín (Patrimonio Musical)

Publicado en Patrimonio Musical el 16 de Marzo de 2007

La historia de Pedro Gámez Laserna, D. Pedro Gámez, no puede entenderse sin Córdoba. No se trata de un tópico para exaltar el valor de lo propio, sino un hecho perfectamente constatable. Un maridaje el vivido entre Córdoba y el artista que duró in situ más de tres décadas, y que luego continuó desde la distancia. Así que en este año de 2007, en el que se cumple el centenario de su nacimiento -18 de marzo de 1907, Jódar- se hace necesario poner de relieve la importancia que tuvo la capital cordobesa (1) en la vida y obra del que hoy día es uno de los compositores de música procesional más valorados por la crítica y, a la sazón, más añorado ante diversas veleidades que no dejan de producirse en el género.

Procedente de la banda municipal de su localidad natal, ingresó en la Música del Regimiento de Infantería de la Reina nº 2 con guarnición en Córdoba, primero como trombón y luego más tarde en el papel de trompa, instrumento en el que se especializaría. Por aquellas calendas dirigía la banda el músico mayor Juan Berruezo de Mateos, cuyos servicios fueron también requeridos por el Ayuntamiento para que ayudase al relanzamiento de una Banda Municipal en precarias condiciones internas.

En 1928 ingresa como trompa en la Banda Municipal y lo hace en un momento inmejorable, una vez superados los anteriores años de hastío. A su llegada a la formación munícipe musical, Pedro Gámez se encuentra y vive de primera mano los magníficos resultados que el director Mariano Gómez Camarero iba cosechando. Éste tomó las riendas de la banda municipal en una situación precaria y, mediante una serie de reestructuraciones administrativas y técnicas, hizo de la banda lo que llevaba tiempo sin ser, convirtiéndose en una destacada plataforma de aprendizaje y magisterio musical gracias a la creación de una academia para tal, aunque luego posteriormente los alumnos tenían que revalidar los conocimientos en el conservatorio. De entre este fértil caldo de cultivo de músicos y compositores, salieron nombres que luego alcanzaron metas destacadas, como fueron los casos de Joaquín Villatoro Medina, José Ramos Celades, Rafael Báez y el mismísimo Pedro Gámez.

Al amparo de la batuta del toledano Mariano Gómez Camarero, Gámez Laserna participaba de la intensa vida social cordobesa, aprovechando también la apertura de miras de la banda que con la celebración de conciertos y varios eventos establecía contactos con otras agrupaciones de raigambre a nivel nacional. De esta forma, los sólidos conocimientos del músico de Jódar no pasaron desapercibidos a los ojos del que por entonces era subdirector de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, José María Martín Domingo, durante una de sus estancias en la capital cordobesa. Al autor de populares pasodobles, le llamó la atención las maneras que acreditaba Gámez en la ideación de música para banda.

Seguir leyendo más…

A continuación, adjuntamos algunas de las marchas más afamadas de Gámez Laserna de las dedicas a la Semana Santa de Córdoba y Sevilla.

DESCARGAR

  • Ángeles del Císter
  • Saeta Cordobesa
  • Salve Regina Martyrum
  • Ntra. Sra. de la Piedad
  • El Cachorro (Saeta Sevillana)
  • Mª Stma. del Subterráneo
  • Pasa la Virgen Macarena
  • Virgen de la Estrella
  • Sevilla Cofradiera

In Memoriam: D. José De la Vega (1929 – 2012)

Alfonso Manuel Muñoz Rodríguez

D. José De la VegaJosé De la Vega Sánchez, por méritos propios, es figura indiscutible de la música española del segundo tercio del siglo XX y los comienzos del siglo XXI. Nacido en Córdoba el día 12 de Agosto de 1929 en la antigua calle del Viento (actualmente de Ronquillo Briceño), en pleno barrio de Santiago, sus conocimientos le han sido otorgados por los más prestigiosos músicos cordobeses del siglo pasado, como Pedro Gámez Laserna, galduriense de nacimiento pero cordobés de corazón; Manuel Bustos, maestro del violín; Joaquín Reyes Cabrera, que le inició en las enseñanzas de la armonía; y Dámaso Torres, al que de la Vega asistía en las labores de dirección de la Asociación Benéfica “La Sagrada Familia”, de la Banda Municipal de Córdoba y del conato de creación de la Orquesta Sinfónica de Córdoba; así como españoles, como Antonio Piedra y Antonio Arias; Victorino Echevarría y Julio Gómez, con los que aprobó con Premio Extraordinario la asignatura de Armonía, en el Real Conservatorio de Madrid; y el excelente músico José Olmedo, quizá su mejor maestro.

D. José De la Vega dirigiendo en el Teatro Municipal de Almagro a la Banda Municipal del pueblo.


D. José De la Vega dirigiendo en el Teatro Municipal de Almagro a la Banda Municipal del pueblo.

Su acusado nacionalismo español y su profundo conocimiento y estudio de las músicas regionales le hacen acreedor de una deuda inmensa de gratitud por haber rescatado, reversionado, instrumentado o, simplemente, creado, infinidad de temas musicales que, a falta de su apoyo, hubieran quedado en el rincón de los olvidos. Su gran producción abarca desde canciones, hasta cuatro piezas de ofertorio, una misa, música de capilla, transcripciones de numerosos villancicos populares y del Magnificat de J. de Nebra, música sinfónica, pasodobles de concierto, pasodobles taurinos y marchas de Semana Santa, entre otras.

D. José de la Vega marchó a Madrid obligado por las circunstancias. En Madrid progresaría, y, desde la distancia, su amor a Córdoba se acrecienta, y sobre esa nostalgia a su tierra y, por extensión, a Andalucía y a una de las características más acusadas, la música popular, gira toda su obra, calificándolo, musicalmente, como “nacionalista andaluz”. Utiliza la cadencia andaluza de forma magistral en gran parte de sus composiciones, fundiéndola con otras músicas de España y adaptándolo a cualquier situación, adivinándose, apenas se conoce un poco la música del genial compositor, su profunda sabiduría de la música popular cordobesa, andaluza y española. Como violinista perteneció a la Orquesta de Cámara del Conservatorio que dirigieron Benito Lauret y Enrique García Asensio, a la Orquesta Filarmónica de Madrid, bajo la batuta de Odón Alonso y a la Orquesta Sinfónica de RTVE a las órdenes de Igor Markevitch. Con un paréntesis por otros departamentos de RTVE, en el año 1987 pasó a Radio Clásica de RNE como asesor musical hasta su jubilación.

Interpretación de la marcha “Ángeles, Reina” por parte de la banda de música del Maestro Tejera

A pesar de su prolífica labor, fue un auténtico desconocido en su ciudad natal hasta que, en Diciembre de 2007, se le tributó un merecidísimo homenaje en ésta, a partir del cual, Córdoba comenzaría a hacer justicia y a reconocer el trabajo de uno de los más importantes músicos de nuestro siglo, y uno de los compositores más lúcidos que la historia de nuestra ciudad haya dado. Desde esta fecha hasta el final de su vida no dejaría ya de componer para Córdoba.

Fruto de este reencuentro con sus orígenes y de lo reconocido que se sentía, por fin, por sus paisanos, encontramos multitud de obras musicales, las cuales fueron el grueso de su producción en estos dos años y medio de feliz regreso a Córdoba. No solo destacamos las cinco marchas procesionales que compuso para cuatro Hermandades cordobesas, si no también un Pasacalle, “Amigos de las Posadillas”; un conjunto de cinco piezas de capilla, “Las Cinco Llagas”; la Oración a Ntra. Sra. Reina de los Ángeles; cuatro pequeñas piezas de cámara titulado “Juegos Infantiles”; y su obra póstuma y, quizá, más importante, el Poema sinfónico “Córdoba”, aún por estrenar en su versión sinfónica.

Grabación de Las Cinco Llagas junto los músicos que participaron en dicha edición.


Grabación de Las Cinco Llagas junto los músicos que participaron en dicha edición.

Su reconocimiento en su ciudad natal vino precedido por el fastuoso éxito de sus conocidas y soberbias marchas “Valle de Sevilla” y “Triana tu Esperanza”, dedicadas a las Hermandades sevillanas del Valle y de la Esperanza de Triana, respectivamente. Los cofrades cordobeses tomaron buena nota de ello y recuperaron a este magnífico compositor para la historia musical de Córdoba.

Interpretación de la marcha “Los Dolores” por parte de la banda de música de la Hermandad de la Esperanza de Córdoba.

D. José de la Vega llevó el nombre de Córdoba a las más altas esferas musicales. De la mano de su música ha hecho admirar, desde su puesto de violinista en la Orquesta de Radio Televisión Española y como asesor de Radio Clásica de RNE, la música cordobesa y andaluza y, por extensión, nuestra tierra entera. Considerado como uno de los más importantes músicos españoles de nuestro tiempo y, sin duda, de la historia de nuestra ciudad, a él debemos ese enlace y redescubrimiento de los años veinte del siglo pasado, la época dorada de la música en Córdoba, en la que Martínez Rücker, Molina León, Dámaso Torres y José Timoteo, siguiendo la estela de los sin par Gómez Navarro y Eduardo Lucena, tantas páginas de gloria escribieron para la cultura cordobesa.

D. José De la Vega junto a los miembros de la Asociación "Amigos de las Posadillas" en el concierto homenaje a si figura el 1 de Diciembre de 2.007


D. José De la Vega junto a los miembros de la Asociación “Amigos de las Posadillas” y al director de la banda Municipal de Sevilla en el concierto homenaje a su figura el 1 de Diciembre de 2.007

Sus marchas procesionales para Córdoba:

Ángeles, Reina (Música para un Ángel) (2007), es un poema sinfónico, en tanto en cuanto a su esquema programático, transfigurado en marcha procesional, y es la primera marcha que compuso para Córdoba, dedicada a Ntra. Sra. Reina de los Ángeles, de la Hermandad del Cister. Está formada por seis partes: la Introducción; la Presentación, que representa la Condena y el Desprecio que sufre el Señor de la Sangre; el Lamento, en el que María llora desconsolada por la suerte de su Hijo; el Consuelo, que San Juan Evangelista da a La Virgen; el Diálogo, la Sagrada Conversación que nuestra Hermandad representa en su paso de palio; y el Júbilo por la Resurrección, centro teológico y fundamental de nuestra fe, del cual dijo el propio compositor que era “una copla espoñolísima al final de tanto dramatismo”.

–  Los Dolores (2007) estrenada en enero de 2008, es una Marcha Procesional dedicada a la imagen mariana con mayor devoción entre los cordobeses como es Ntra. Sra. de los Dolores, a cuya Hermandad pertenecía gran parte de la familia de D. José y en agradecimiento a las monjas hospitalarias que atendían a una de sus tias, ya de edad avanzada e impedida. Es la única marcha de este sin par autor que incluye en el trío final, a modo de plegaria, una letra, la cual fue realizada por Jesús Cabrera.

-Gólgota (2008). Su estreno tuvo lugar en la Cuaresma de 2009, en la Basílica del Juramento de San Rafael. Es una Marcha Fúnebre dedicada a la Hermandad de Ntro. Padre Jesús del Calvario. Sin dejar ese común denominador que caracteriza a toda su obra como es el modo cantabile y nacionalista, en esta exquisita composición hace un recorrido por la austeridad arquitectónica del templo que cobija a dicha Hermandad, hasta la brillantez de su presencia en las calles cordobesas. Es una pieza sencilla con un comienzo serio, “que no fúnebre”, como aclaraba el propio D. José, donde los graves de los intrumentos toman especial relevancia, dando paso a otro tema, más brillante, en tono mayor, utilizando un final poco usado en su obra, esto es de carácter íntimo y recogido.

-La Esperanza (2008) esta Marcha Procesional para la Hermandad de María Stma. de la Esperanza, y que fue interpretada por primera vez al final de la Cuaresma de 2009, es la muestra palpable de su profundo conocimiento de la música popular andaluza y claro exponente del nacionalismo musical que D. José de la Vega practicaba. Basada en la Soleá, palo del flamenco típicamente cordobés, va exponiendo los diferentes temas de la misma con fluidez y con multitud de efectos e instrumentos. No cabe duda que al estar pensada esta obra para la conocida como Hermandad de Los Gitanos va describiendo, siguiendo el “leiv motiv” de la Soleá, el carácter alegre y festivo de esta raza y, por ende, del palio de María Stma. de la Esperanza en su Estación de Penitencia.

-Gloria Cisterciense (2008), la última Marcha de Procesión para Banda de Música, con cornetas y tambores, que compuso el maestro de la Vega. Ofrecida a la titular de Gloria de la Hermandad del Cister fue estrenada por la Banda de María Stma. de la Esperanza durante el Rosario Vespertino y Procesión de dicha imagen en Mayo de 2009. Una marcha de carácter triunfal y sacramental, en la que destaca el “tutti” final de todos los instrumentos y un breve y sencillo, pero emotivo, tema central en honor a María.

Audios en directo de las marchas procesionales que D. José De la Vega dedicó a Córdoba. Como “extra” se incluye la marcha “Valle de Sevilla” considerada por los expertos como su mejor composición y unas de las mejores marchas procesionales de los últimos tiempos.

Enlace: http://www.mediafire.com/?9pd23yntpnp1gh3

In Memoriam: Francisco Conde Magán (1925 – 2007)

ofrenda15-bfin-6Gran compositor cordobés fallecido en 2.007 y sin el cual tampoco se puede entender la música procesional cordobesa. Fue director de la Banda de Música del Cristo del Amor hasta el año 1.994 y nos dejó como legado tres magníficas composiciones dedicadas a las Hermandades del Descendimiento, Caído y Prendimiento.

Sirva esta entrada de hoy en el blog como recuerdo y homenaje a este insigne compositor cordobés.

Os dejamos las grabaciones de sus tres marchas procesionales, en las tres composiciones, la interpretación correo a cargo de la Banda de Música “María Santísima de la Esperanza” de Córdoba, gran valedora de la obra de Francisco Conde.

Esperamos que os gusten.

  • “Piedad Salesiana”, 1.991. Dedicada a Ntra. Sra. de la Piedad. Hermandad del Prendimiento.
  • “Buen Fin del Descendimiento”, 1.994. Dedicada a Ntra. Sra. del Buen Fin. Hermandad del Descendimiento.
  • “Soledad en Jueves Santo”, 1.996. Dedicada a Ntra. Sra. del Mayor Dolor en su Soledad. Hermandad del Caído.

Enlace: http://www.mediafire.com/?bcucxm194xcz7rm